¿Es legítima el alza, aún cuando sea por debajo del “IPC de la salud”?

03 Abril 2013

Las autoridades han comunicado que el alza promedio de las Isapre para el período 2013-2014 será de 1.9%, esto es por debajo del “IPC” de la salud sugerido por la Superintendencia de Salud que era de un 2.47%.

No obstante lo anterior, la legítima pregunta que uno puede hacerse es si el alza unilateral de un plan de salud es legítimo o no. Y la posición nuestra es NO, por las siguientes razones:

a) Hay una imposición por parte de las Isapre de subir el precio. No se pueden discutir o negociar, con el agravante de que los afiliados cautivos, estos es los que por razones de edad o por alguna enfermedad preexistente, no pueden cambiarse de Isapre.

b) Ellos autorregulan los precios: Por un lado pueden aumentar sus ingresos aumentando los precios base o del GES cada tres años; pueden disminuir sus costos al forzar a los cotizantes cautivos a emigrar a Fonasa con las alzas; ahorran costos rechazando o acortando a voluntad de ellos las licencias médicas; y además pueden poner término al contrato con los afiliados en ciertos casos. Por último, está el tema de la integración vertical de las Isapre con las clínicas, centros médicos, etc. Si la consulta u hospitalización cada vez le sale más cara, es porque parte importante de esa utilidad también va para la Isapre.

c) Hay un doble reajuste: Como lo hemos dicho siempre. Los precios de los planes de salud están fijados en UF, es decir, se reajustan diariamente de acuerdo al IPC. Este índice YA contiene el alza del costo de salud, considerando los 35 bienes y servicios en salud más preponderantes en la canasta familiar.

d) La metodología para calcular este “IPC” es sesgado. No toma en consideración aspectos relevantes del sector. Por ejemplo, siendo los aranceles distintos de una Isapre a otra, no puede calcularse en forma uniforme el copago. Tampoco se ha considerado el aumento de ingresos de las Isapres por aumento de cotizantes o reajuste de remuneraciones y pensiones. No sabemos si se ha descontado del IPC de la Salud el reajuste para los planes de la variación de la UF, que recoge el aumento del costo de la Salud del IPC general.

Por estas razones, que hemos resumido en estos cuatro puntos, estimamos que el alza sigue siendo arbitraria, y que más allá del monto, sigue siendo un abuso para los afiliados que por tantos años han tenido que soportar alzas gigantescas, y que gracias la rebelión de los afiliados, quienes empezaron a interponer recursos de protección en las Cortes de Apelaciones, ahora estas Instituciones han tenido que moderar sus alzas, pese a lo cual siguen teniendo enormes utilidades.