¿Cómo afrontar la jugada de las Isapres?

Todos saben que cada año las Isapres reajustan los planes de salud a sus afiliados, pero ¿en qué se respaldan para tal alza? En Chile rige la Ley 18.933, más conocida como “Ley de Isapres”, donde si bien se les permite la modificación debe estar fundamentada, es decir, justificar el alza en los costos de los servicios que entregan, cosa que no ocurre.

Los chilenos, en general lo asumen, al extremo que se ha vuelto una costumbre arraigada esperar el reajuste, ignorando que a mediano plazo repercutirá en sus bolsillos, pues los costos son acumulativos y conforman el piso de cada año. Frente a tal escenario, las Isapres se han ganado un escalafón privilegiado, haciéndoles llegar a sus afiliados la modificación del precio en su plan de salud, mediante el envío de una carta de adecuación, que llegará 3 meses antes de que se cumpla la “anualidad del contrato”.

El tradicional jaque mate

Las Isapres saben que ante la desinformación de sus afiliados y característica pasividad, pueden salir airosas, encasillándolos con tres alternativas: aceptar el alza, cambiarse a un plan más económico y con menos prestaciones, o poner término al contrato para pasar a FONASA u otra Isapre.

Pocos interiorizan que en gran medida el alza es arbitraria, especialmente cuando el caso es unilateral. Estas entidades se valen del desconocimiento y carencia de fuentes informativas de sus afiliados, es por eso que una vez llegada la misiva se debe actuar rápido. Para contrarrestar la jugada maestra, es necesario recurrir a la Corte de Apelaciones lo antes posible e interponer un Recurso de Protección. El afectado sólo dispone de 30 días corridos para hacer este trámite y contar con el apoyo de un abogado. Transcurrido el plazo estipulado el asunto se torna complejo, razón por la cual es bueno mantenerse informado de las fechas claves.

Un aliado inigualable

Aunque no lo parezca, el Recurso de Protección puede tornarse un gran aliado para el afiliado, pues al ser ganado el juicio deja sin efecto el alza. Además, toda la tramitación realizada por los abogados de Me Subieron el Plan.cl no presenta ningún costo, pues es pagado por las Isapres al perder el juicio, y en caso contrario, el demandante no paga nada. En resumidas cuentas, puede darse el privilegio de tomar medidas legales sin salir perjudicado.

Mientras se espera el veredicto de la Corte de Apelaciones, que dura un promedio de tres a cuatro meses, se solicita una Orden de No Innovar que suspende el reajuste momentáneamente hasta la sentencia final, así el afiliado queda bajo amparo legal sin ser desfavorecido frente a las jugadas de su Isapre.

Los abogados y equipo de Me Subieron el Plan.cl, estiman esencial tener un As bajo la manga e informarse de que siempre existe una salida para confrontar el alza, y es que estas entidades al ser beneficiadas por la Ley 18.933 tienen libertad de acción ante las modificaciones de sus servicios, sin embargo, puede frenarse si el afiliado reacciona a tiempo y consigue el respaldo legal adecuado.